La banca tradicional no cae simpática a los millennials 2


Generacion Y, crowdfunding, crowdlending

Los Millennials y la banca

1 de cada 3 “millennials” cree que no necesitará un banco. Los millennials, jóvenes de entre 20 a 35 años, están convencidos de que el sector bancario tiene que cambiar si quiere contar con su simpatía y con sus bolsillos. Lo dice el informe Millennial Disruption Index, un proyecto de investigación de Viacom Media Networks, compañía de telecomunicaciones propietaria de los canales MTV, Nickelodeon o Comedy Central, entre otros. Este estudio, desarrollado durante tres años, contó con la participación de más de 10.000 millennials de Estados Unidos, país donde esta generación suma 84 millones de personas, un 26% de su población.

La banca no cuenta con la simpatía de esta generación: dentro de las 10 marcas más odiadas por los millennials, 4 eran bancos. Estos datos no hablan de indiferencia, sino de una antipatía activa: los bancos no conectan con los millennials. Y tampoco confían en que el sector vaya a cambiar las cosas: el 73% de los encuestados se mostraba más entusiasta si las novedades en el sector financiero venían desde Google, Amazon, Apple o PayPal que si llegaban desde sus ya conocidos bancos. Por su parte, los gigantes tecnológicos saben del interés que despiertan en este sector y algunos ya han empezado a introducir las finanzas entre sus servicios. Es el caso de Google Wallet, la app que almacena dinero en una cuenta de Google y permite tanto los pagos como sacar dinero de cualquier cajero de Estados Unidos, algo que amplía el servicio que PayPal ofrece desde hace años. Apple también recorre el mismo camino con su Apple Pay, si bien sus inicios están siendo más accidentados que los de su competidor directo. Otro invento monetario que no viene de un banco son las Amazon Coins, la moneda virtual de Amazon para comprar en su portal.

Pero la desconfianza de los millennials no parece que vaya a desaparecer con algunas iniciativas de compañías tecnológicas, y los encuestados siguen apuntando directamente a los bancos, a un modelo que apenas ha modificado su sistema desde que apareciera en Florencia hace 700 años. El 53% de los encuestados piensa que sus bancos no ofrecen nada diferente a los otros bancos, y 1 de cada 3 piensa cambiarse de compañía en los próximos 90 días. No es muy halagador para los gigantes financieros, pero todavía lo es menos que 1 de cada 3 millennials crea que no necesitará de sus servicios.

Los encuestados también fueron preguntados acerca de qué sectores corrían un mayor riesgo de sufrir una disrupción, y la banca recibió la mayoría de las respuestas. Detrás quedaron sectores como el menaje del hogar y los electrodomésticos, las compras con descuento –un sector que ha visto cómo sus bases se desmoronaban con la irrupción de los portales de cupones online– o la telefonía, un sospechoso habitual entre los sectores adictos al cambio.

El informe Millennial Disruption Index también lanza otras pistas interesantes sobre el sector a medio plazo. El 68% de los encuestados opina que el modo de acceder a su dinero será totalmente distinto en los próximos 5 años, y un 70% apuesta por una forma de pago igualmente novedosa. El informe no ilumina estas afirmaciones con ejemplos, pero la proliferación de plataformas de financiación colectiva hace pensar que el camino disruptivo de la banca tradicional tiene colocadas las primeras baldosas. ¿Son el crowdfunding o el crowdlending las alternativas para los millennials a la banca tradicional? Todavía es pronto para saberlo, pero el éxito insospechado de Kickstarter o el récord histórico de la salida a bolsa de Lending Club son hitos que apuntan en esa dirección.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

2 Comentarios en “La banca tradicional no cae simpática a los millennials