Invertir en eficiencia energética es genial 1


Aunque a usted no le venga de inmediato la idea de “atractiva”, o incluso “genial”, cuando se habla de la eficiencia energética, este es un concepto que puede levantar pasiones, ya que con ella se consigue algo fantástico: un “todos ganan” (el famoso win-win, en inglés).

Seguidamente indicamos cinco razones por las que creemos que la eficiencia energética sí es “genial”:

1 . Porque con ella se puede ganar mucho dinero

La eficiencia energética es una gran inversión. McKinsey y otros han estimado que, en los próximos 20 años, por lo menos se realizarán unas inversiones anuales de 37 mil millones de dólares en eficiencia energética utilizando las nuevas tecnologías disponibles que producen unos rendimientos financieros más altos. Y esa cifra aumentará cada día, mientras la economía crece y se producen mejoras en las tecnologías energéticas. La mayoría de las empresas y organizaciones ya pueden conseguir mejoras de eficiencia que hagan reducir sus facturas de energía de un 10% a un 30% y amortizando el coste de la inversión necesaria sólo en un plazo de tres a cinco años, y a veces mucho más rápido. Ello representa un retorno anual de la inversión (ROI) del 30% o más en muchos casos. Incluso dejando al margen a los beneficios sociales y medioambientales de la eficiencia energética, se trata simplemente de un buen negocio. ¡Las inversiones en eficiencia energética a menudo superan en beneficio al mercado bursátil! Y, ¿saben la mejor noticia de todas? que los rendimientos de la eficiencia energética están protegidos de la volatilidad de la economía. La implementación de proyectos de eficiencia energética con la instalación de nuevos equipos más eficientes hace que los edificios se conviertan en consumidores de energía más inteligentes, substituyendo luces, calderas o sistemas de control. Una vez instalados, se ahorra energía y dinero sin importar lo que suceda en la economía. Eficiencia energética inversiones rentables

2 . Porque hay una gran oportunidad de generar impacto

La virtud de la eficiencia energética va mucho más allá del ahorro económico. La implementación de la eficiencia producirá beneficios a nivel local, nacional y mundial, y ayudará a evitar dos de las crisis más acuciantes de nuestro tiempo. En primer lugar, la eficiencia energética es el camino más rentable para la seguridad energética. España es un país que depende en gran medida de la energía externa, el 73% de la energía consumida proviene del exterior, siendo sólo superada por Italia, con una tasa del 80%, y muy lejos de la media europea del 53 %. Pero cuando los precios de la energía suban o un conflicto político amenace una región productora de energía, toda la economía se va a estremecer de nuevo. La forma más directa de reducir la exposición a estos riesgos es consumir menos energía, cosa que no sólo reduce la carga financiera de los crecientes precios de los combustibles, sino que mitiga el riesgo de la volatilidad en los precios de un año para otro. ¡Actualmente, se estima que el consumo de energía no relacionada con el transporte podría ya reducirse en un 23% desde ahora hasta el año 2020!. En otras palabras, el consumo de energía podría reducirse, y de forma rentable, en casi una cuarta parte realizando las inversiones adecuadas en materia de eficiencia energética. En segundo lugar, la eficiencia energética es necesaria para detener la amenaza del cambio climático. El calentamiento global del planeta, que está impulsado en gran medida por las emisiones generadas por la quema de combustibles fósiles, plantea también un gran riesgo económico al mundo en general. Si bien los efectos exactos de un determinado nivel de calentamiento global son difíciles de predecir, la mayoría de los expertos reconocen que sin la reducción urgente de las emisiones, el cambio climático podría reducir la productividad de toda la economía mundial entre un 5% y un 20% -o aún más- en las próximas décadas. Hay mucho debate acerca de si hacer sacrificios personales o de si hacer grandes gastos para hacer frente al cambio climático. Sin embargo, podemos andar una buena parte del camino de mitigar el cambio climático a través de las inversiones en materia de eficiencia energética, que también nos hacen más ricos en el corto plazo y que mejoran nuestra seguridad energética. Esa es la definición de un “todos ganan”.

3 . Porque es algo hermoso

Aparentemente, la eficiencia energética no genera pasión. Sólo algunos ingenieros locos se emocionan substituyendo calderas, mejorando los indicadores de rendimiento o implantando sistemas de automatización en los edificios. Sin embargo, hay que difundir qué es lo que realmente significa la eficiencia energética, y ciertamente que es algo hermoso:

* La eficiencia energética significa que los edificios puedan responder inteligentemente a sus ocupantes, que se adapten a ambientes cambiantes y que evolucionen a medida que mejoren las tecnologías disponibles.

* Invertir en eficiencia energética es ayudar a tus vecinos. Eficiencia significa tener una sociedad en la que nuestras empresas, escuelas y hospitales gasten menos en costes energéticos y gasten más en hacernos más felices y más sanos. Cuando una panadería gaste menos en mantener las luces encendidas, tendrá más dinero para contratar a nuevos empleados, comprar nuevos equipos, o abrir una segunda tienda. Cuando una escuela reduzca su factura de calefacción o de refrigeración en un 40%, el dinero podrá ir directamente a libros de texto, a actividades extraescolares o a mejorar las condiciones de trabajo de los maestros, con una reducción de la necesidad de financiación exterior y con un aumento de la capacidad de resistencia de nuestro sistema educativo.

* Eficiencia energética significa sacar el máximo rendimiento de cada uno de los recursos finitos de nuestro planeta. Si a usted le interesa la paz en el mundo, el desarrollo del comercio, o que la humanidad se aventure a viajar hacia las estrellas, la eficiencia energética nos ayuda a pensar en grande para ir mucho más allá con los recursos limitados de los que disponemos.

4 . Porque todavía hay mucho que hacer

Esperamos haberle convencido de la importancia de la eficiencia energética. Pero ahora viene lo más impactante: a pesar de la enorme oportunidad que hay de invertir en eficiencia en todos los aspectos de la economía, la mayor parte de esas mejoras potenciales de eficiencia nunca se llevan a cabo. Cada uno tiene sus teorías acerca de por qué la eficiencia energética no se está implantando tan rápido como debería, y hay muchos artículos que describen teorías de los “Top 10” de la lista de obstáculos a la eficiencia. La mayoría de los proyectos de eficiencia energética no se implementan porque las organizaciones que los gestionan no tienen el dinero disponible para ponerlas en práctica, y carecen de medios para pedir prestado ese dinero de forma rápida, fácil y con intereses razonables. Este problema se agudiza en el caso de las organizaciones más pequeñas, como las pymes, las comunidades de propietarios o las escuelas. Una tienda de zapatos podría querer renovar su caldera por 7.000€, que se recuperarían por su propio ahorro en un par de años, pero eso les significa tener 7.000€ menos disponibles para la cosa más importante que ellos hacen: ¡vender zapatos! Estas pequeñas organizaciones o empresas no pueden dejar de dar prioridad a su negocio principal durante el plazo de la recuperación de la inversión en eficiencia energética. La empresa Joule Assets estima que el 67% de los proyectos de este tipo valorados en menos de 250.000€ carecen totalmente de acceso a la financiación.

5 . Porque se puede jugar un papel activo en todo esto

Y a pesar de todo esto, la inversión en eficiencia energética ha ido aumentando, con inversiones en proyectos cada vez más eficientes, en un 80% entre 2004 y 2010. Ha habido algunas novedades realmente interesantes, como la puesta en marcha de los fondos European Energy Efficiency Fund (EEEF), Sustainable Capital LLP o SUSI Energy Efficiency, que han recibido entre 100 y 300 millones de euros de inversores privados. En España, el fondo SUMA Energy Efficiency Fund I ha sido seleccionado como colaborador por el ICO. Todo ello prueba que los inversores profesionales ya están comenzando a ver la bondad de las inversiones en eficiencia energética. Pero a pesar de todo, el grueso de las oportunidades de inversión en eficiencia energética aún no se aprovechan y los modelos de financiación actuales, altamente bancarizados, no van a ser capaces de resolver ese problema. Hay una gran oportunidad de obtener buenos rendimientos, de proteger al planeta y de poner más dinero en las manos de las empresas y de las comunidades locales para que los dediquen a sus fines principales.

Y ahora ya es posible

Por fin ya existe una vía para conseguir que se financien colectivamente los proyectos de eficiencia energética: el crowdlending. En la plataforma ECrowdinvest.com los inversores particulares pueden invertir, desde sólo 50€, en préstamos a proyectos con impacto positivo como la eficiencia energética.

Desde ECrowd trabajamos constantemente para ofrecerle buenos proyectos de eficiencia energética en los que pueda invertir.

¿Quieres recibir noticias de cuando ECrowd! abrirá un nuevo proyecto de inversión en eficiencia energética? Regístrate para recibir nuestro boletín.




El equipo de ECrowd!

ECrowdinvest.com


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Un comentario en “Invertir en eficiencia energética es genial

  • Juanjo Gil

    Estoy totalmente de acuerdo que hay que cambiar hacia un modelo de consumo mas eficiente. Pero dudo mucho que esto les interese a los grandes grupos empresariales de la energía. Igual pasa como con las renovables. Mucho fomentarlas hace 20 años y ahora se lo cargan el proyecto por lo de siempre.