¿Dónde invierten los bancos? 2


banca financia proyectos destructivos

La opacidad de la banca tradicional frente a la transparencia del ‘crowdlending’

Mediante de fondos de inversión, depósitos o incluso simplemente teniendo el dinero en la cuenta de un banco, podemos estar financiando sin querer proyectos armamentísticos, que destruyan el medio ambiente o bien que contribuyan a que se genere una nueva burbuja inmobiliaria. Cuando se acude a la banca tradicional en busca de productos en los que invertir nuestros ahorros preguntamos por la rentabilidad y la seguridad del dinero, pero no así por el uso que el banco va hacer una vez el dinero esté en su poder. Información, por otra parte, que difícilmente nos van a facilitar en nuestra oficina bancaria.

Todavía tenemos muy presente el papel que tuvo la banca tradicional en la reciente crisis económica española, no sólo por la ingente cantidad de recursos públicos que recibió sino por haber contribuido a la generación de una gran burbuja inmobiliaria, que acabó por estallar. Lejos de haber aprendido la lección, la consultora inmobiliaria JLL ha puesto de manifiesto que los bancos mantienen un gran apetito por financiar proyectos inmobiliarios. Eso sí, “son más selectivos y conservadores a la hora de financiar proyectos y, además, están mucho más regulados”, señala la consultora.

Pero el inmobiliario no es, ni por asomo, el sector más controvertido en el que la gran banca invierte nuestros ahorros. Con el objetivo de maximizar sus beneficios, la mayor parte de las principales entidades financieras españolas tiene intereses en la industria armamentística (España es uno de los principales países exportadores de armas del mundo). De esta habitual práctica, de la que el ahorrador es sin quererlo ni saberlo cómplice indirecto, nace el concepto banca armada.   

El energético es otro de los sectores con el que la gran banca está muy relacionada contribuyendo, muchas veces, a la ejecución de grandes infraestructuras que desplazan comunidades y/o contaminan territorios. Recientemente, más de 500 organizaciones de la sociedad civil de 50 países firmaron una carta abierta a 17 entidades bancarias, una de ellas española, exigiendo la retirada de la financiación del proyecto Dakota Access Pipeline. La construcción de este oleoducto de 1.770 km divide los territorios sagrados de los nativos americanos así como las tierras que les fueron concedidas por tratados, además de amenazar la calidad del aire y los recursos hídricos en la región.

la banca financia el Dakota Access Pipeline

El proyecto Dakota Access Pipeline, oleoducto de 1.770 km, divide los territorios sagrados de los nativos norteamericanos.

El ‘crowdlending’, la otra cara de la moneda

Con el crowdlending, en cambio, el ahorrador tiene la seguridad de que su dinero no será invertido en proyectos que no sean de su agrado al conocer de primera mano dónde se destinarán sus ahorros. La transparencia, a diferencia de la banca tradicional, es total ya que es el inversor quien escoge directamente el proyecto o empresa al que quiere apostar su dinero a cambio de un retorno financiero estipulado. Y la rentabilidad que se consigue es mucho mayor que la que ofrecen en estos momentos las entidades financieras tradicionales.

La plataforma de crowdlending Ecrowd! ofrece, además, la posibilidad de generar un impacto positivo con nuestros ahorros, puesto que únicamente presenta proyectos responsables con el medio ambiente y positivos para el conjunto de la sociedad, que han pasado previamente un riguroso proceso de selección, tanto para determinar su impacto positivo como su viabilidad económica, técnica y legal.

Un famoso ejemplo de financiación de proyectos rentables y de impacto positivo lo podemos encontrar en la financiación del proyecto de  Monnow Valley Biomass para instalar unidades combinadas de calor, energía y calderas de biomasa. Pero sin ir tan lejos, tenemos el proyecto Mar de Fulles, financiado en Ecrowd!, el primer ecohotel de España autosuficiente eléctricamente, al que se le financió su instalación fotovoltaica de autoconsumo aislada y con baterías. O el ecosistema verde Deltaic, un conjunto de alojamientos y servicios de turismo responsable y sostenible en el Delta de l’Ebre. Y aún muchos más proyectos de impacto positivo, financiado gracias a los 1000 de inversores comprometidos y responsables que forman parte de la comunidad de Ecrowd!

¿Quieres recibir noticias de cuando Ecrowd! abrirá un nuevo proyecto de inversión con impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente? Regístrate para recibir nuestro boletín.




Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

2 Comentarios en “¿Dónde invierten los bancos?