Las 10 grandes tendencias de la Economía verde 2


Economía verde

¿Qué es la economía verde?

La visión a largo plazo es un concepto que el capital siempre tiene bien presente. Los mercados, inversores y empresas son cada vez más conscientes que siguiendo un modelo de desarrollo sostenible permite asegurar la rentabilidad en el tiempo mientras que el cambio climático va a tener nefastas consecuencias para las finanzas mundiales en un futuro no tan lejano. En este sentido, la economía mundial debe evolucionar hacia una economía sostenible, una economía baja en carbono, lo que se conoce como economía verde o economía ecológicaLas empresas que se mueven dentro de la Economía verde se las llama empresas verdes y si además generan empleo se le llama trabajo verde.

La economía verde según el Grupo Español de Crecimiento Verde

El Grupo Español de Crecimiento Verde, en su último informe, ‘Crecimiento verde: España hoy y mañana’, vincula la economía verde a “aquellas actividades económicas que contribuyen a preservar la calidad de nuestro entorno ambiental a través, principalmente, del uso eficiente de los recursos. Este uso eficiente se traduce, entre otros aspectos, en colaborar con la protección de la biodiversidad, la calidad del aire, el suelo y el agua y, por supuesto, en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero vinculadas al cambio climático”.

La economía verde no está reñida con la rentabilidad, sino que compatibiliza el objetivo último de crecimiento económico y la creación de empleo con el uso eficiente de los recursos naturales llamado trabajo verde. El Grupo Español de Crecimiento Verde entiende que a medida que los precios incorporen las externalidades medioambientales negativas, este modelo económico irá cobrando aún mayor sentido.

¿Cuales son las 10 grandes tendencias de la economía verde?

La economía verde ofrece ya valiosas oportunidades para las pequeñas empresas y emprendedores. Como plataforma de crowdfunding ecológico y sostenible especializada en proyectos con impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente, Ecrowd! ayuda a las empresas, emprendedores y administraciones públicas a conseguir el dinero necesario para hacer realidad sus proyectos verdes.

Según el informe State of Green Business 2016, de GreenBiz y Trucost, estas son las 10 grandes tendencias de la Economía verde a tener en cuenta por parte de los ahorradores que deseen apostar su dinero por este nuevo modelo económico:

  1. La economía circular

    Es una de las tendencias más importantes de la economía verde. Se ha convertido en el objetivo final de cada vez más empresas. Persigue el cambio de una economía lineal basada en el producir, usar y tirar hacia un modelo circular en el que se reduce tanto la entrada de materiales como la generación de desechos. Es decir, los recursos son reaprovechados para evitar la extracción de nuevos recursos y la generación de residuos.

  2. Las compras responsables

    Han cobrado protagonismo en los últimos años. Ahora los proveedores de las empresas también deben rendir cuentas con la sociedad y el medio ambiente. No en vano, la deforestación está estrechamente vinculada con los alimentos y bienes de consumo, mientras que minerales como el cobalto, usado en los móviles, son causa de conflicto en algunos países del tercer mundo. Pero rastrear el origen de cada uno de los materiales y componentes de un producto final como un smartphone es muy complejo sin la ayuda de las nuevas tecnologías. Estas sirven también para que la extracción, transporte y manipulación de recursos sea más eficiente, reduciendo el impacto ambiental de la actividad.

  3. Las infraestructuras verdes

    Las infraestructuras verdes están echando raíces. Se trata de carreteras, puentes, medios de transporte como ferrocarriles o metros, sistemas de gestión del agua, edificios, sistemas de generación de energía… que tienen mucho más en cuenta su impacto sobre el medio ambiente. El objetivo no es sólo minimizar los posibles impactos negativos, sino maximizar la capacidad de resistencia gracias a la utilización de los puntos fuertes de la naturaleza.

  4. La industria minera

    Esta industria no goza de buena reputación, lo que ha llevado al sector a buscar soluciones más limpias. Se han realizado esfuerzos crecientes hacia una minería más responsable, poniendo en práctica tecnologías más ecológicas. También se han puesto en marcha programas de protección de la diversidad biológica en torno a los sitios mineros. Por otro lado, esta industria se caracteriza por requerir grandes cantidades de energía, así que está apostando por las energías renovables y la eficiencia energética.

  5. La agricultura sostenible

    Se está convirtiendo en una exigencia por parte de cada vez más consumidores en los países desarrollados. La vertiente más conocida es la producción ecológica y aun así esta sigue siendo minoritaria en cuanto a producción y consumo. Pero la agricultura sostenible implica también una nueva metodología, una nueva manera de hacer. En los últimos años está ganando terreno la agricultura regenerativa, que usa técnicas que reducen el daño ambiental y luego interviene en el medio para restaurarlo. La tecnología es la clave para que esta metamorfosis sea una realidad.

  6. La captura y reciclaje de carbono

    La captura y reciclaje de carbono es posible. Un pequeño pero creciente número de empresas está tirando adelante proyectos para convertir el carbono capturado en fábricas y centrales energéticas en productos como plástico o cemento, entre otros. Además de evitar la emisión de gases de efecto invernadero, resulta que el carbono es un material económico y que proporciona al producto final una mayor resistencia y durabilidad.

  7. La cultura empresarial abraza la sostenibilidad

    Como lo demuestra uno de los últimos incentivos de Facebook a sus trabajadores: una paga de 10.000 dólares para aquellos que se vayan a vivir cerca del campus corporativo. Cada vez más compañías incorporan objetivos relacionados con la sostenibilidad en su cultura empresarial y ofrecen también incentivos o ventajas a los trabajadores para que se sumen a la filosofía de la empresa.

  8. La revolución de las energías renovables locales

    Es otra gran tendencia de la economía verde. Esta revolución está llevando la electricidad a comunidades rurales de zonas remotas, que nunca habían tenido acceso a ella, contribuyendo sobremanera a que desarrollen su economía. Sólo en India se estima que 400 millones de personas no tienen acceso a la electricidad. El potencial de crecimiento es enorme. Los avances tecnológicos, claves para que los costes de producción de la eólica y la solar se hayan reducido hasta los niveles actuales, y fenómenos como el llamado internet de las cosas están detrás de esta revolución.

  9. La economía colaborativa

    La economía colaborativa no sólo se da entre particulares, también existe la versión para empresas (la economía colaborativa entre empresas), y esta última podría pronto eclipsar la primera. Cargomatic, por ejemplo, conecta los transportistas con cargamentos. Para los transportistas, quienes a veces conducen furgonetas vacías hasta su siguiente recogida, significa aprovechar más los viajes. Para las empresas que realizan el envío, supone la oportunidad de abaratar los costes de envío y ofrecer un mejor servicio. Y luego están los beneficios para el medio ambiente, al reducirse el número de desplazamientos. La business-to-business sharing economy no sólo es aplicable al transporte de mercancías, también sirve para compartir espacios de oficinas sin uso, espacios de almacenaje, maquinaria agrícola, equipos de trabajo y servicios, espacios comerciales…

  10. La economía azul

    La economía azul busca sacar un mayor provecho de los océanos a la vez que intenta protegerlos. Estos integran un vasto territorio que ocupa el 70% de la superficie del planeta y del cual poco se sabe. Muchos sectores que dependen de los océanos: pesca, transporte, turismo, ocio, extracción de materias primas… Disponer de más información sobre los océanos supondría mejoras en la gestión, reduciría costes, incrementaría la eficiencia, estimularía la innovación y el acceso abierto a nuevos mercados y a los flujos de capital. Pero una verdadera economía azul debe hacer más que prevenir y minimizar el daño al ecosistema marino. Debe impulsar nuevas oportunidades de negocio que monitoricen la salud de los océanos, promuevan el ecoturismo, prevengan el deterioro y protejan los hábitats marinos, entre otras acciones.

Estas diez grandes tendencias están ya a la vuelta de la esquina. El cambio de modelo hacia una economía más verde es cada vez más rápido gracias a los constantes avances tecnológicos. Las oportunidades están ahí, a la espera que algún emprendedor sepa sacarles provecho. Es el momento de apostar por la economía verde, de invertir en los proyectos clave de un futuro que ya está aquí. Quien espere a subirse a este tren corre el riesgo de dejar escapar una oportunidad única.

¿Quieres recibir noticias de cuando Ecrowd! abrirá un nuevo proyecto de inversión en la Economía Verde? Regístrate para recibir nuestro boletín.




Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

2 Comentarios en “Las 10 grandes tendencias de la Economía verde

  • cesar valdivieso

    Saludos.
    SALVEMOS AL MUNDO, ¡PERO DE VERDAD!
    La “economía verde” es un concepto interesante que solo puede brindar frutos siempre y cuando se lleve a los extremos que requiere la gravísima situación ambiental y social planteada a futuro.
    Los grandes males de nuestra “civilización”, a saber, guerras, hambrunas, explotación del hombre por el hombre y destrucción del ecosistema, son producto de la ignorancia del verdadero sentido de la existencia humana, el cual no es otro que la búsqueda del bienestar.
    Un futuro sostenible, y por ende venturoso, no es posible aplicando simples paliativos dentro de un sistema de cosas esencialmente malo.
    Es por ello que hacemos el presente llamado, exclusivo para aquellas personas ya convencidas de que el mundo va camino a su destrucción y que la única forma de detener la misma es darle un vuelco radical a la forma en que nuestras sociedades tratan a las personas y al medio ambiente.
    La idea consiste en diseñar un modelo de sociedad ideal realista y factible, representado por una ciudad sostenible y autosuficiente, la cual sería exhibida de manera tangible en forma de maquetas, animaciones, producciones fílmicas y parques temáticos hasta llegar de ser posible a la consolidación de una ciudad-estado con todas sus atribuciones jurídicas, y a partir de allí, mediante una intensa campaña educativa, comenzar a proponer cambios en el orden mundial establecido hasta que se logre la instauración en todo el planeta de un estado de bienestar generalizado.
    Las bases conceptuales de esta propuesta, entre otras, son las siguientes: Uso prioritario de materiales y tecnologías de punta amistosos con el medio ambiente; limitación del crecimiento económico y poblacional; supresión de la manipulación proveniente de factores de poder económicos, religiosos y políticos; desaparición de toda forma de reverencia entre seres humanos; eliminación del dinero en efectivo; gratuidad total de la salud y la educación; verdadero respeto a las libertades; y democracia real.
    Si estás interesado en conocer el marco teórico y los detalles de esta iniciativa, y posiblemente participar en ella, quedas invitado a visitar el sitio web
    https://elmundofelizdelfuturo.blogspot.com/
    Atentamente, César Emilio Valdivieso París